Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir
Blog thumbnail

Restaurantes con Estrella Michelin en Berlín

Restaurantes con Estrella Michelin en Berlín

Blog thumbnail ,

Restaurantes con Estrella Michelin en Berlín: la ciudad con más estrellas de Alemania.

Berlín no sólo es una de las capitales más interesantes de Europa, donde se puede vivir la historia, sino que también es una ciudad con varios tesoros gastronómicos. Siendo la gran metrópolis que es, dispone de una gastronomía ecléctica y de primera clase que no hace más que crecer y diversificarse. En los últimos años aumenta sin cesar el número de restaurantes con Estrella Michelin en Berlín.

En este año 2020 hay veinticuatro restaurantes con Estrella Michelin en Berlín. La capital alemana es la ciudad del país con más restaurantes en La Guía Michelin y tiene mucho que ofrecer a los viajeros gourmets y a todo aquel que quiera disfrutar de un viaje gastronómico altamente refinado y exclusivo.

Entre los veinticuatro restaurantes se encuentran restaurantes con todo tipo de cocinas. Algunos de ellos están en el interior de hoteles de primera clase, como el restaurante  Lorenz Adlon Esszimmer, en el hotel del mismo nombre. A continuación encontrará una selección de siete interesantes y singulares restaurantes con Estrella Michelin situados en los lugares más estratégicos de Berlín.

RESTAURANTES EN BERLÍN CON UNA ESTRELLA MICHELIN

GOLVET – Una Estrella Michelin y Dos Cubiertos – Potsdamer Straße 58, 10785

Este restaurante ha recibido una estrella por su cocina creativa. Se encuentra muy cerca del parque Tiergarten, en la octava planta del Haus Loeser & Wolf, y tiene un ambiente informal y minimalista típicamente berlinés .

El edificio en sí es una maravilla de los años 20: fue uno de los primeros rascacielos de la ciudad, su estructura está hecha en acero y las escaleras conservan la original y espléndida decoración Art Déco. Desde los ventanales del restaurante se puede disfrutar de una bellísima vista panorámica de Berlín. El restaurante está decorado con obras de arte urbano, lo cual le da un aire al mismo tiempo fresco y joven.

El local está bañado por la luz que entra a través del enorme ventanal corrido. Entre el mobiliario destacan las sillas de diseño, los taburetes del bar y la vajilla de terracota, la cual contrasta con el resto de la decoración. Además, el bar es de inspiración nórdica e ideal para disfrutar de una bebida antes de la cena, como por ejemplo un cóctel Princess Charlotte con cereza, mezcal y piña. Por la noche, la iluminación íntima del restaurante pone de relieve el horizonte iluminado de Berlín.

Sólo seis meses después de su apertura en 2017, La Guía Michelin otorgó al Golvet y al equipo dirigido por Björn Swanson y Michael Schulz esta estrella, que desde entonces han revalidado. Los dos chefs harán las delicias de los comensales gracias a su particular combinación de platos modernos con notas y sabores intemporales y singulares. El sommelier Benjamin Becker logra lo imposible, maridando gusto y carácter, gracias a la amplísima carta de vinos que posee Golvet.

Todos los ingredientes son regionales y de la más alta calidad. Se pueden disfrutar eligiendo sea un menú de cuatro a siete platos, sea pidiendo a la carta. Platos como las pappardelle a la carbonara con raíz de escorzonera, perejil, trufa del Périgord y Parmigiano Reggiano; o el crujiente de lucioperca de Müritz con colinabo, cebada perlada, mostarda y caldo dashi muestran bien a las claras la creatividad y el cruce de caminos que es la cocina de Golvet.

EINSUNTERNULL – Una Estrella Michelin y Dos cubiertos – Hannoversche Straße 1, 10178

Este restaurante está cerca del Barrio Judío en Berlín y es pequeño y tranquilo. Einsunternull propone un viaje culinario a través de todo Berlín: sus platos son modernos, creativos e internacionales -como Berlín- y están hechos con productos de muy alta calidad. El chef Silvio Pfeufer ha creado este tour por todo Berlín que se puede degustar a través de sus menús de cuatro a siete platos. No hay que pasar por alto la amplia selección de caldos llegados de Austria, Francia, Italia y España que se maridan perfectamente con los platos del menú. También posee una interesante combinación de bebidas no alcohólicas como el kéfir y la kombucha caseros.

La decoración del restaurante es sobria y minimalista, con toque industriales, como la gran pared lateral con azulejos blancos vidriados. El mobiliario, en tonos gris perla y madera, contrasta y acompaña los tonos de blanco de las paredes bañados por la luz que entra a través de los grandes ventanales, con vistas a la calle o al jardín.

El viaje culinario de Einsunternull por todo Berlín incluye platos innovadores como el Short Rib Sonnenallee, una costilla con lentejas, berenjena, yogur y espinacas, inspirada en la animada y multicultural avenida Sonnenallee en Neukölln, Berlín.

El todo llega a la mesa a través de una elegante selección de copas y cerámicas hechas a mano en Berlín. Para lograr combinar los productos locales con la actividad diaria del restaurante, la cocina prepara anualmente unos 1.500 kilos de conservas hechas con las verduras que son cultivadas en el jardín privado del chef cerca de Berlín, en Eberswalde. El chef es realmente un maestro de los fermentados y encurtidos, creando una cocina fina que combina lo local con lo cosmopolita.

KIN DEE – Una Estrella Michelin y Un Cubierto – Lützowstraße 81, 10785

En Berlín abundan los restaurantes asiáticos, y no pocos de ellos son de una excepcional calidad. Kin Dee es un caso particular. Tal y como afirma su chef Dalad Kambhu, se puede cocinar tailandés con productos locales. Y bien que lo ha demostrado: no sólo el nombre del restaurante cumple su promesa -Kin Dee significa “comer bien”-, sino que además ha logrado una Estrella Michelin.

Situado en el distrito de Mitte, está muy cerca del bello distrito de Schöneberg y de la gran avenida de compras Kurfürstendamm. Su chef nació y se crió en Tailandia, y antes de llegar a Berlín, pasó unos diez años en Nueva York trabajando como modelo y camarera. En Berlín logró hacer realidad su sueño: abrir un restaurante donde se pudiera comer cocina casera tailandesa, y al más alto nivel. En 2017 abrió su Kin Dee para honrar la cocina de sus antepasados y en 2019 se le concedió la primera estrella Michelin.

Para Dalad Kambhu dos cosas son esenciales: no comprometer nunca la calidad de los ingredientes y no dejar nunca de lado las tradiciones de la cocina tailandesa. La sustitución de los ingredientes tailandeses se hace con productos de kilómetro cero de muy alta calidad. Los menús de degustación que se proponen en Kin Dee contemplan entre siete y nueve platos. La carta y los menús cambian al ritmo de las estaciones, por lo que cada vez que venga a Berlín podrá disfrutar de algo nuevo.

Las delicias que se cocinan en este restaurante se presentan en delicados y variados platos, en un ambiente donde dominan los tonos tierra y cálidos. Platos ligeros y fríos como el colinabo Som Tham y la panceta de cerdo; o el Miang Kham revisitado por Dalad Kambhu: las hojas de betel son sustituidas por hojas de endibia con las que se crea un cuenco comestible, fresco y crujiente, donde degustar una mezcla explosiva de cacahuetes, trozos de lima, pimiento picante y cebolla.

Los platos principales se acompañan de deliciosas salsas caseras. Por ejemplo el lucio frito acompañado de una increíble salsa de tamarindo o el curry de cerdo con berenjenas. Aun a pesar de las limitaciones y de la distancia, Dalad Kambhu logra hacer un curry que con su sabrosura nos transporta directamente a su Bangkok natal.

HUGOS – Una Estrella Michelin y Dos Cubiertos – Budapester Straße 2, 10787

La selección de restaurantes con una Estrella Michelin acaba con Hugos, un excelente restaurante de cocina internacional y francesa, minimalista y chic, que desde la decimocuarta planta del Hotel Intercontinental, ofrece unas vistas espectaculares de todo Berlín.

Hugos está perfectamente situado entre el Tiergarten y la Kurfürstendamm, en pleno corazón del antiguo Berlín Occidental, a unos pasos de la Iglesia Memorial al Emperador Guillermo I. Este elegante y refinado restaurante posee una zona bar, una amplia sala para los comensales, y varios reservados que harán las delicias de los grupos o familias que decidan acudir a degustar los platos de su cocina.

El chef es Eberhard Lange, un berlinés con una larga trayectoria profesional a sus espaldas, Desde 2015 dirige la cocina y ha logrado revalidar la estrella que el anterior chef, Thomas Kammeier, logró para este restaurante. Para Lange es imprescindible combinar la calidad con la sostenibilidad de los productos. Es por ello que da preferencia a los ingredientes locales -nunca cocina animales en peligro de extinción-, y siente un amor especial por los productos obtenidos en los bosques cercanos a Berlín.

Junto a Lange, este enamorado de la esencia de los ingredientes y de los productos de temporada, trabaja desde hace años un excelente sommelier de origen venezolano, Manfred Welter. Welter ha trabajado previamente como sommelier en varios restaurantes con una o dos Estrellas Michelin y hoy domina una de las mejores bodegas de Berlín, con unos quinientos caldos llegados de Alemania, Francia, Italia y España.

En Hugos se puede pedir a la carta o uno de los menús de cuatro, seis u ocho platos que el restaurante propone. Entre las exquisiteces que se puede disfrutar en este restaurante se encuentran el ternero tirolés con trufa del Périgord, almendras saladas, raíz de perejil, setas en escabeche y brócoli; conejo acompañado de rillettes, remolacha amarilla, rosa mosqueta, aceite de curry y romero silvestre; y como postre pera conferencia con salsa de regaliz, perifollo y vainilla de Madagascar. Los menús cambian totalmente cada dos meses, por lo que el placer de los platos y vinos de Hugos se renueva constantemente.

RESTAURANTES EN BERLÍN CON DOS ESTRELLAS MICHELIN

HORVÁTH – Dos Estrellas Michelin y Dos Cubiertos – Paul-Lincke-Ufer 44A, 10999

El restaurante Horvárth es un poco más clásico y su cocina es indiscutiblemente austriaca. Tal y como afirma su chef Sebastian Frank, en este restaurante se encuentran recetas tradicionales austríacas que han sido actualizadas de su mano y que van acompañadas de excelentes caldos austríacos, alemanes y húngaros. Este restaurante se encuentra en la Paul-Lincke-Ufer, en pleno corazón del joven y alternativo barrio de Kreuzberg. Sebastian Frank ganó su primera Estrella Michelin en 2011, y la segunda en 2015. El local donde se encuentra Horváth ha acogido desde hace más de un siglo diferentes restaurantes por los que pasaron filósofos y artistas en diferentes momentos del siglo XX.

La decoración del lugar es relativamente clásica con toque minimalistas. Los acogedores y elegantes muebles de madera así como las paredes, recubiertas de boiseries, crean un reposado ambiente, ideal para el viaje culinario que Frank nos propone por Austria y Europa Central. Existe la posibilidad de elegir entre un menú de degustación de cinco o de siete platos. Los platos se cocinan con ingredientes locales como los espárragos del Brandeburgo, los cuales acompañan un delicioso conejo sazonado y limón.

El resultado son platos espectaculares, acompañados de una selección perfecta de vinos. La sommelier Janine Woltaire encontrará entre los más de doscientos diferentes caldos que propone el restaurante el maridaje perfecto para el plato que degustará, y para su paladar. Así mismo dispone de excelentes bebidas sin alcohol, en ocasiones creadas en el propio restaurante, como por ejemplo el suero de rábano picante, miel y aceite de camelina, o el agua de achicoria con aceite de almendras y limón.

En cualquier caso, cada uno de los platos del menú son una delicia. Es difícil decidir si el hígado de ternera con mermelada de grosella en licor y brotes de col de Filder es superior a la trucha ártica con aromas de pimientos o a la torta de peras con apio estofado y crema al café que cierra el menú.

Este pequeño restaurante es un pequeño gran templo del gusto y del placer centroeuropeo donde cada ingrediente y bebida cumple con la promesa de Sebastian Frank: emancipar cada ingrediente para dotarle del protagonismo merecido. Una experiencia inolvidable.

CODA – Dos Estrellas Michelin y Un Cubierto – Friedelstraße 47, 12047

Coda es un bar de postres. De postres con dos Estrellas Michelin. Sólo abre por la noche y propone menús de siete postres diferentes, y de solo cuatro postres a partir de las diez de la noche.

Coda está en la parte norte del distrito de Neukölln, en un barrio lleno de nuevas tiendas y restaurantes a la moda. La fachada del bar es indistinguible de las demás, sin embargo, tras ella, se encuentra un restaurante excepcionalmente original, minimalista y decorado en tonos grises que van del claro al casi negro. Las clásicas sillas están dispuestas en torno a mesas de hormigón o de madera clara, alternando texturas, tonos y colores, todo lo cual da un enorme dinamismo a este pequeño local.

Los elaborados postres que se pueden degustar en este bar han sido revisitados por René Frank, un conocidísimo maestro pastelero que ha trabajado en varios restaurantes con dos y tres Estrellas Michelin en Francia, Alemania, España o Japón. En Berlín ha logrado realizar un viejo sueño suyo: la fusión de una pastelería de alta gama con un bar de cócteles. En el menú, cada postre va maridado con una selección de vinos y alcoholes llegados del mundo entero: espumosos, licores, sake, licores… una verdadera explosión de sabores, texturas y viajes.

Los postres del chef René Frank están elaborados con productos de altísima calidad y sin azúcar ni colorantes. La filosofía que se esconde detrás de cada postre es potenciar los colores y sabores sin adulterarlos con otros ingredientes, hacer de cada uno de ellos un plato rico y nutritivo.

La mousse de chocolate servida con helado de ciruela en vinagre, helado de habas tonka, ciruelas pasas, salsa de achicoria y carbón en polvo es uno de los postres más deseados por los comensales. El plato llega a la mesa bajo una campana llena de humo de madera de ciruelo. Al retirar la campana se liberan una serie de figuras etéreas que permiten descubrir la delicia que degustará junto a su bebida.

Un bar único y original donde poder disfrutar de los postres de un maestro pastelero de talla mundial donde el mago de las bebidas, Julian, añadirá las notas de sabor, y de alcohol, que harán de la visita al Coda una noche única.

RESTAURANTES EN BERLÍN CON TRES ESTRELLAS MICHELIN

RUTZ – Tres Estrellas Michelin y Dos Cubiertos – Chausseestrasße 8, 10115

En Berlín hay solo un restaurante con tres Estrellas Michelin, y este es el Rutz, situado en Mitte, tras una fachada moderna y discreta. Su chef, Marco Müller, lleva sobre sus espaldas una larga y exitosa carrera que le ha permitido incluir el restaurante Rutz entre los nueve restaurantes de Alemania con tres Estrellas Michelin.

El restaurante Rutz tiene su tradición. Su fundador fue el sommelier Lars Rutz, fallecido en 2001. En la planta baja se encuentra el Rutz Weinbar, un bar de vino donde se pueden degustar variados y excelentes caldos. La decoración es sencilla y gira en torno a los tonos metálicos y madera. Sin duda alguna, el elemento central es la enorme pared lateral cubierta con centenares de botellas de vino diferentes.

El menú de degustación Naturaleza y Aroma contempla un mínimo de seis y un máximo de ocho platos. Entre los manjares que se pueden degustar se encuentran trucha con panceta y botarga, coliflor y enebro; o el pichón con aroma de ahumados, shimeji y grosellas ribes. Como no, los vinos juegan un gran papel, tanto por tradición como por el hecho de que el director general Carsten Schmidt y su esposa Anja son propietarios de la cadena berlinesa Weinladen, especializados en la venta de vinos selectos.

Gwendal Poullennec, el director internacional de La Guía Michelin, ha afirmado que el chef Müller ha logrado «un desarrollo fabuloso en poco tiempo». «También se destaca claramente en su clara relación con la naturaleza a través de los productos de temporada y la íntima relación del chef con sus proveedores”. Müller obtiene sus productos principalmente de agricultores, cazadores y productores locales.

Para poder degustar la mejor cocina de la ciudad de Berlín, según La Guía Michelin, hay que reservar con varios meses de antelación. En caso de no lograr reservar a tiempo, puede acudir al bar de la planta baja, donde degustará los excelentes caldos y aperitivos del Rutz.

Conozca la fascinante historia de la capital alemana con las Visitas Guiadas de Berlín en español o reserve un Tour Privado de Berlín, nuestros guías estarán encantados de acompañarle en su descubrimiento de la ciudad.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Valoración*