Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir
Blog thumbnail

¿Qué fue el Campo de Concentración de Sachsenhausen?

¿Qué fue el Campo de Concentración de Sachsenhausen?

Blog thumbnail ,

El memorial Sachsenhausen: una visita conmovedora al campo de concentración modelo de los nazis ubicado a las afueras de Berlín

La dictadura del nacionalsocialismo alemán encabezada por Adolfo Hitler dio lugar a uno de los capítulos más infames de la historia del siglo XX y de la historia de la humanidad. Un reinado de brutalidad, crueldad y deshumanización sin precedentes, marcado por la represión, asesinatos, guerra y genocidio.

Cuando visitas Berlín, antigua capital del Tercer Reich, tienes la oportunidad de profundizar en este terrible capítulo de la historia de distintas maneras. 

Una de ellas, quizá la más impactante de todas, sea la visita al antiguo campo de concentración de Sachsenhausen, hoy reconstituido como Museo y Memorial de Sachsenhausen. 

Una visita al antiguo campo es una cita obligada si deseas profundizar en los aspectos más nefastos de la dictadura nazi. Tanto puedes visitarlo por cuenta propia, como realizar un Free Tour del Campo de Concentración de Sachsenhausen, junto a nosotros. En cualquiera de ambos casos la explicación que sigue a continuación te será de utilidad.

 

¿QUÉ ES EL MEMORIAL DE SACHSENHAUSEN?

El antiguo campo de concentración de Sachsenhausen es hoy uno de los memoriales dedicados a recordar la dictadura nazi más importantes en la región de Berlín. Su origen data de mediados de los años 30.  

Desde su apertura y hasta 1950 fue utilizado como campo de reclusión de prisioneros (los últimos 5 años fue utilizado por los soviéticos y alemanes orientales).  Se encuentra ubicado a 30 kilómetros al norte de Berlín en la ciudad brandenburguesa de Oranienburgo, por lo que, para llegar hasta allí deberás tomar un tren.

¿A quién puede interesarle visitar el memorial? Una visita del campo tiene sentido, obviamente, para todo aquel que se interese por la historia de la Segunda Guerra Mundial y, en particular, por los campos de concentración y trabajos forzados. 

Pero también es una visita enriquecedora para el desarrollo moral, ético y ciudadano de cualquier persona en la medida en que te permite reflexionar, más allá del contexto histórico nazi, sobre la represión política, la discriminación y sobre cómo una sociedad puede convivir con aspectos tan terribles de su historia.

 

¿LA HISTORIA DEL MEMORIAL DE SACHSENHAUSEN?

Creado en 1936 el Campo de Concentración de Sachsenhausen llegó a jugar un papel muy importante en el complejo de campos administrados por la SS (Schutzstaffel) y la Gestapo. Operó como tal hasta el año 1945 cuando fue liberado por tropas soviéticas y polacas.  Tras la caída de Adolf Hitler y durante los años siguiente fue utilizado como prisión para funcionarios nazis, rivales políticos del comunismo y miembros del ejército alemán. Fue cerrado definitivamente en 1950.

El actual memorial fue creado en la década de los 90 en un momento en el que, tras la reunificación, Alemania reactivó un proceso de recuperación de su memoria histórica. Ya en 1961 (el año en que se construyó el Muro de Berlín), el gobierno de la República Democrática Alemana había creado un primer memorial para enfrentar la historia del lugar. Entonces se construyó un museo y se instaló un homenaje a los prisioneros comunistas del campo.

Después de la reunificación alemana se decidió que el Campo de Sachsenhausen fuese administrado por una fundación que también se hizo cargo de otros lugares relacionados con el aparato represivo nazi en el territorio de Brandenburgo.

Hoy el Memorial recibe anualmente más de 300 mil visitantes. Personas de todo el mundo llegan hasta este espacio dedicado a conservar la memoria en relación a los crímenes cometidos por la dictadura alemana de los años 30.

 

CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE SACHSENHAUSEN, EL CAMPO MODELO DE LAS SS

El campo de Sachsenhausen se construyó en 1936 y fue elegido por las autoridades de las SS como “campo  modelo”. A pocos metros del campo se encontraba el edificio donde operaba la Inspección de los Campos de Concentración, repartición que concentraba todo el aparato nazi relacionado con los campos de trabajo.

Desde allí se administraba el gigantesco aparato de campos con millones de prisioneros, centenares de filiales y decenas de miles de guardias.

Al ingresar al campo te encuentras con una maqueta y fotografías aéreas de 1945 que permiten identificar los puntos más importantes que rodeaban al campo de prisioneros. 

Se puede ver dónde funcionó el cerebro burocrático del sistema de campos de concentración, el imponente IKL; los cuarteles de formación de tropas de las SS y el Casino de Oficiales, así como las principales industrias vecinas que funcionaron gracias al trabajo esclavo de las víctimas.

 

LLEGADA DE PRISIONEROS AL CAMPO DE SACHSENHAUSEN

Entre los dos muros que demarcaban el sitio de llegada de prisioneros, el antiguo depósito de camiones y las salas administrativas del campo nazi, te conmueves al pensar cómo eran aquellos confusos y  traumáticos momentos. Se seleccionaba, categorizaba y marcaba a los nuevos prisioneros convirtiéndolos en cosas, herramientas al servicio de las SS. Se les daba un número y un uniforme: allí empezaba la deshumanización de las víctimas.


Torre “A”

La imponente Torre “A”, funge de portal de entrada al campo, su reja está decorada con la cínica leyenda : “Arbeit macht frei” (El trabajo Libera). Desde la “Torre A” se puede comprender la importancia arquitectónica de esta edificación que dominaba ampliamente las instalaciones. El diseño de este campo de trabajo forzado no tuvo nada de improvisado sino que siguió el principio de Arquitectura del Terror Total. Un concepto que muchos años más tarde fue analizado desde la sociología como arquitectura del panóptico y precisamente es por ello que este edificio albergaba a la comandancia del campo. Desde la Torre A se podía controlar visualmente todo el campo.


Appellplatz

La Appellplatz o Patio de Revista se encuentra delante de la Torre A y es el lugar donde los prisioneros eran contados antes de salir a las duras jornadas de trabajo forzado y al terminar el extenuante día volvían a ser contados antes de poder entrar a sus respectivos barracones. La dureza de esos recuentos en los días invernales, la brutalidad de los castigos por incumplimiento de la reglas internas y las estrategias de supervivencia de las víctimas son los temas que uno puede tener presentes aquí.  El Appellplatz fue el lugar que las SS eligieron para realizar las ejecuciones públicas a partir de 1939.

 

Barracón 38

En el sector conocido antiguamente como el Campo pequeño, el visitante tiene la posibilidad de ingresar en el Barracón 38. Esta es una reconstrucción con gran parte de material original. El lugar sirve para describir cómo eran los momentos en que los prisioneros tenían que convivir bajo inimaginables condiciones.  Esta era la parte del Campo de concentración dedicado a los prisioneros judíos y en el barracón hay una exposición al respecto. Entre quienes estuvieron presos aquí se encontraba David Wildstein, el hombre en cuyo honor Vive Berlin colaboró a instalar una piedra del tropiezo en Berlín.


Museo de la Cocina

El lugar que antiguamente sirvió como la cocina del campo es actualmente  el sitio de la exposición central del memorial. Diferentes objetos auténticos, mapas y fotografías  sirven para mostrar distintos aspectos de la vida del campo. El tema de la muestra es la vida real de las víctimas y el contraste con la propaganda de las SS que falseaba aquella realidad. Aquí además se podrá ver un mapa con la ubicación exacta de los distintos campos en Europa y la creación y localización de los campos subsidiarios del campo principal, muchos manejados por empresas privadas.


Estación “Z”

El nombre que cínicamente eligieron las SS para denominar el sector de exterminio de este campo fue el de Estación “Z” ya que los prisioneros habían entrado al campo por la Torre “A” y por aquí es por donde “saldrían”.

Obviamente, a las víctimas no se les comunicaba cual iba a ser su destino sino que eran engañadas para evitar que opongan resistencia. Es en este duro lugar donde se ve la antigua fosa de fusilamiento utilizada sistemáticamente durante el año 1941. 

 Aquí se contemplan y descubren las ruinas de los hornos crematorios así como los cimientos del antiguo edificio en donde se encontraba la antigua cámara de gas.  Fue en este emblemático sitio donde a través del engaño fueron asesinadas sistemáticamente miles de personas.

En resumen, la visita al campo de concentración de Sachsenhausen es dura y conmovedora. Sin embargo, es parte de la historia de la humanidad, de Alemania y de Berlín en particular, con lo cual es una de las cosas que ver en tu viaje a Berlín.

 
Comentario ( 1 )
Excellent
100%
Good
0%
Average
0%
Rather Poor
0%
Bad
0%
  • Me llamo Joan y mi pareja Josefina, estuvimos en Berlín del 10 al 15 de Mayo de este año 2019. Nuestra mejor experiencia vivida para conocer una inmensidad de realidades y muchas experiencias, de Berlín, ha sido a través de los magníficos guías de VIVEBERLIN. Tanto en el caso de Víctor que fue el primero como el de Jonas, que fue excepcional, nos llevaron en los recorridos, no solo con los datos, fechas o acontecimientos que envuelven la ciudad, si no también con realidades que solo alguien con unos conocimientos y sensibilidades puede transmitir. Una experiencia extraordinaria. Un cordial abrazo a todos.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*