Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir

Descubre la fascinante historia de Berlín y sus distintos períodos a través de sus monumentos y sitios históricos

Berlín es una ciudad de una diversidad enorme en cuanto a monumentos y  lugares de interés histórico y arquitectónico. 

Su gran extensión (ocho veces más grande que París), el hecho de que sea policéntrica (no tiene un único centro urbano) y la intensidad de su historia reciente hacen que sea un lugar en el que podrás observar diferentes capas históricas de manera simultánea. 

Y es que en Berlín lo medieval, lo barroco y la arquitectura del siglo XXI se tocan, o como nos gusta decir en nuestras visitas guiadas por Berlín, la capital alemana es una ciudad palimpsesto.


EL BERLÍN MEDIEVAL: MONUMENTOS DE LOS INICIOS

Quien llega a Berlín, busca generalmente huellas del intenso período histórico que abarca entre 1914 y 1989. Pero no todo en Berlín es el siglo XX.

Berlín se remonta mucho antes en la historia; lo más antiguo en Berlín es lo medieval y lo renacentista. Lastimosamente, queda muy poco de estas épocas y de lo poco que queda, la verdad es que poco es de gran relevancia.

Del centro histórico del siglo XIII al XV quedan reconstrucciones como la Iglesia de San Nicolás o edificios que sobrevivieron de milagro las bombas y las destrucción de los siglos posteriores, como la Marienkirche.

Lo más importante que tiene Berlín para ofrecer anterior al siglo XVIII es la fortaleza o ciudadela de Spandau, una de las fortalezas renacentistas más importantes de Europa. Este monumento arquitectónico del siglo XVI se encuentra en el extremo noroeste de Berlín en el Barrio de Spandau. También puede valer la pena conocer el palacio barroco de Köpenick en el extremo opuesto de la ciudad.

 

EL BERLÍN CLÁSICO: MONUMENTOS DE LOS SIGLOS XVIII Y XIX

Durante los siglos XVIII y XIX que Berlín se convirtió en una capital de relevancia europea. En este periodo se amplía la ciudad y se inicia la competencia con las grandes ciudades del continente. 

Alrededor de la Isla de los Museos y de la avenida Unter den Linden se encuentran muchas de las edificaciones (Dom, Palacio Real, Puerta de Brandenburgo, Reichstag ) que hicieron de Berlín una ciudad importante también desde el punto de vista arquitectónico.

Además de estos edificios se pueden destacar el Palacio de Charlottenburgo, en Berlín Occidental, como ejemplo de arquitectura barroca y La Nueva Sinagoga en Berlin Oriental, como ejemplo interesante de arquitectura judía del siglo XIX.

Es también en este período que se concibieron algunos de los parques berlineses más importantes, como el Victoria Park o el Tiergarten y se instalaron monumentos como la Columna de la Victoria o el Monumento Nacional a Bismarck.

 


EL BERLÍN DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX: MONUMENTOS DE LA MODERNIDAD

Berlín se transformó de manera radical de fines del siglo XIX y a principios del siglo XX. En aquellos años Berlín se convierte en la cuna de nuevas corrientes que reinventaron la arquitectura y el urbanismo, con repercusión a nivel mundial.

La escuela arquitectónica del Bauhaus y arquitectos ligados a ella construyeron en Berlín edificaciones que hoy son consideradas patrimonio cultural de la humanidad, como por ejemplo las siete urbanizaciones obreras creadas entre 1913 y 1934.

También destacan los edificios de Peter Behrens en la Alexander Platz  (en torno al Reloj del Mundo) el maravilloso edificio Shell a unos metros de la Nueva Galeria Nacional de Arte, en Berlín Occidental, y los Patios de Haeckescher Markt en el llamado Barrio de los judíos en Berlín.

 

EL BERLÍN DE LOS NAZIS: MONUMENTOS DE LOS AÑOS 30 Y 40

Los nazis tenían una relación ambigua con Berlín. La querían hacer desaparecer de la faz de la tierra y reemplazarla por una ciudad que se llamaría Germania. El proyecto no llegó muy lejos y la mayoría de las ideas solo llegaron a ser parte de una maqueta. Del arquitecto Albert Speer, el arquitecto preferido de Adolfo Hitler, solo quedaron las farolas en la Avenida Kaiserdamm en el barrio de Charlottenburgo.

Pero eso no significa que no queden algunos edificios del nazismo en Berlín que puede valer la pena ver. Los más espectaculares sin duda son el Estadio Olímpico de 1936 en el extremo occidental de la ciudad y el viejo Aeropuerto de Tempelhof en la frontera entre los barrios de Kreuzberg y Tempelhof. Si te interesa visitar el estadio, somos la única agencia de tours en español que lo visita en el marco de nuestro Tour del Tercer Reich.

También son interesantes la sede del Ministerio del Aire (hoy sede del ministerio de hacienda federal) en la Niederkirchnerstrasse, el Banco Central de la época (hoy Ministerio de Relaciones Exteriores) y el conjunto arquitectónico en la Fehrberlinerplatz que es el grupo de edificios nazis mas grande en la ciudad y que permiten hacerse una idea más concreta de la urbanística nacionalsocialista.


EL BERLÍN DE LA POSTGUERRA: MONUMENTOS PARA LA MEMORIA HISTÓRICA

Muchos de los monumentos de Berlín en la segunda mitad del siglo XX  guardan relación con la memoria histórica de la dictadura nacionalsocialista. Desde los años 50 hasta el día de hoy se han ido construyendo edificios y monumentos que tratan de encontrar un lenguaje para recordar la destrucción de la ciudad, los crímenes cometidos por la dictadura de Adolf Hitler y para buscar caminos de reconciliar este país con los países que sufrieron la invasión y la opresión nazi.

Destacan los dos memoriales dedicados a los soldados del ejército rojo (uno en el Tiergarten y el otro en el Treptower Park, este último lo visitamos en el Tour de Berlín Oriental) que son ejemplos de arquitectura estalinista y que nos ofrecen la perspectiva de los vencedores de aquel momento.

Del lado de la memoria alemana vale la pena ver la Nueva Guardia en Unter den Linden que es un monumento al dolor común de todos los pueblos implicados en la guerra y el Monumento a Stauffenberg en el Museo de la Resistencia en Tiergarten.

Una experiencia especial en este contexto es conocer la Iglesia en Memoria el Emperador Guillermo en la zona del zoológico, dónde se ha combinado la ruina de un templo destruido por las bombas con una edificación nueva.

La perspectiva de las víctimas está en el Monumento a los Judíos Asesinados en Europa, el Monumento a los Romaníes (Gitanos) y Roma o el Monumento a los Homosexuales.

También es destacable la iniciativa de las Piedras del Tropiezo que es un memorial descentralizado financiado por personas particulares para recordar a berlineses asesinados por el nazismo. Sobre las piedras del tropiezo tenemos en ViveBerlín una historia conmovedora.

Ahora bien, en Berlín no solo se construyó pensando en conservar la ciudad de antes de la guerra o para recordar la tragedia del siglo XX alemán, sino que también se proyectó a futuro. 

La Torre de Televisión en la Alexander Platz es quizá el símbolo más importante de Berlín junto a la Puerta de Brandenburgo y es una obra del socialismo de los 60s. En Berlín occidental se puede destacar el centro de congresos ICC y los edificios comerciales del Kudamm.

LA ARQUITECTURA DE LA MODERNIDAD CLÁSICA: LA GUERRA FRÍA EN EDIFICIOS

Hay dos proyectos urbanísticos arquitectónicos centrales, uno en Berlín Occidental y el otro en Berlín Oriental que son especialmente recomendables. Ambos están cargados de optimismo y son intentos de mostrar en arquitectura en que consiste la promesa de futuro de las dos ideologías que dominaron Berlín durante la segunda mitad del siglo XX.

La Avenida Karl Marx en Friedrichshain (Karl Marx Allee) es un ejemplo impresionante de arquitectura socialista. Es el proyecto urbano más ambicioso de la época comunista. Una avenida de más de dos kilómetros con viviendas, cines y comercio que comienzan en la Alexander Platz y termina en la Frankfurter Tor.

En Berlín Occidental el Hansaviertel es la respuesta a la Karl Marx Allee. Un conjunto de edificios construidos por los nombres más prestigiosos del siglo XX (Gropius, Alvar Alto, Niemayer, etc.) para mostrar una ciudad jardín del futuro. Se encuentra enmarcado en el Tiergarten y un paseo es un recorrido por un museo de la arquitectura de la segunda mitad del siglo XX.

MONUMENTOS DEL PRESENTE: LA CIUDAD DEL SIGLO XXI

Berlín se está reinventando y desde la reunificación se han construido una serie de edificaciones que  han cambiado el rostro de la capital alemana.

La Potsdamer Platz con el Sony Center, los edificios nuevos alrededor de la Iglesia de la Memoria son ejemplos de arquitectura urbana de los 2000s.

Otra obra impresionante es la estación central de trenes inaugurada en 2006 para el mundial de fútbol. Se trata de la mayor estación ferroviaria de Europa y su techo de cristal es una obra magnífica de ingeniería.

Los edificios representativos de este período son la Cancillería y los edificios anexos del parlamento (en especial la biblioteca del congreso es llamativa) que nos muestran como el gobierno Alemán quiere ser visto: La idea de la transparencia juega un papel no solo en la selección del material de construcción, sino en la disposición de los edificios.


RESUMEN: BERLÍN UNA CIUDAD MONUMENTO

Berlín es un monumento del siglo XX. Es una ciudad que encarna las contradicciones, las glorias y los horrores de este período tan intenso de historia europea. Una visita a la capital de Alemania es un viaje que nos enfrenta a un espejo de nuestra civilización y pasear Berlín es pasear nuestra historia, porque independientemente de dónde vengamos los temas centrales del mundo contemporáneo tienen monumentos en esta ciudad.

Pero en Berlín hay más que el siglo XX y quien busque vestigios medievales, barrocos o clasicistas encontrará monumentos y edificaciones que le darán valor a su estadía. Además en cada uno de esos periodos están las semillas para entender el Berlín de hoy.

Berlín es una ciudad que representa perfectamente lo que es el mundo occidental del hoy, porque contiene no solo el lado positivo de esta civilización que ha tenido un papel dominante en el mundo de los últimos siglos, sino también todos los quiebres, crímenes y contradicciones que resultaron de la expansión de occidente. Berlín es un monumento al presente.

Si te interesa visitar algunos de los lugares que señalamos en este artículo y profundizar en su historia, puedes tomar nuestros tours en Berlín en español de salida diaria o bien podemos diseñar una visita a la medida de tus intereses con un tour privado.

Si tienes dudas contáctanos.