Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir
Blog thumbnail

El Reichstag en Berlín

El Reichstag en Berlín

Blog thumbnail ,

El Reichstag en Berlín: edificio que utiliza el Bundestag, el lugar en el que se izó la bandera soviética en 1945, el edificio que ardió en 1933

El Reichstag es una de la paradas inevitables cuando visitas Berlín. Ya sea para verlo y dejarte impresionar por su imponente arquitectura o para visitarlo y poder descubrir Berlín desde su cúpula. Es además una edificación reconstruida y resignificada a lo largo de los últimos ciento veinte años, que nos enseña mucho de la historia de Berlín, Alemania e incluso Europa.

ORIGEN DEL REICHSTAG: UN EDIFICIO PARA EL PRIMER PARLAMENTO ALEMÁN

El Reichstag fue construido para albergar el primer parlamento unificado del Deutsches Reich (Imperio Alemán). En aquél momento fue la sede del primer parlamento en el mundo elegido por voto universal masculino. Fue aquí que Alemania comenzó a ensayar la democracia. También fue el lugar cuyo incendio supuso simbólicamente el inicio de la dictadura nazi en 1933.

El Reichstag se construyó para mostrarle al mundo el poderío del país que surgió de la unión de 26 estados independientes. Esa primera unificación alemana de 1871 puso en el mapa mundial una nueva potencia y desequilibró el poder en Europa. Con esto se puso la semilla de las guerras del siglo XX. 

En 1894 cuando el edificio se inauguró nadie habría podido imaginar que esta construcción acabaría siendo un sinónimo del comienzo de una dictadura. Pero antes cayó la monarquía y Alemania se convirtió en una democracia parlamentaria.

 

EL REICHSTAG SE CONVIERTE EN EL CORAZÓN DE LA POLÍTICA ALEMANA

La derrota de 1918 produjo un terremoto político en Alemania. El país creado hacía menos de 50 años  se veía derrotado militarmente, endeudado y profundamente dividido. Una revolución terminó con siglos de monarquías. 22 monarcas perdieron sus tronos y Alemania tuvo que renegociar su organización interna.

En Berlín el Kaiser dejó la corona y desde uno de los balcones del Reichstag se proclamó la república. En 1918 el Reichstag dejó de ser el parlamento del sistema de gobierno para el que había sido creado. La derrota de la primera guerra no solo había terminado con las ambiciones alemanas de establecerse como potencia, sino también con el gobierno de la nobleza. Guillermo II sería el último Hohenzollern, después de más de 500 años, en gobernar.

La asamblea que instauró la constitución republicana no se realizó en Berlín, sino en Weimar. Para tranquilizar los ánimos anti-prusianos el gobierno democrático decidió realizar la asamblea fundacional en territorio neutral. Se eligió una ciudad pequeña, lejos de los aires imperiales de la capital. El Reichstag tuvo que esperar unos meses para volver a ser el centro de la política alemana. Entre 1920 y 1933 la joven democracia alemana trató de establecerse y el Reichstag fue el escenario de esos intentos.

EL REICHSTAG EN EL TERCER REICH

En febrero de 1933 se produjo el incendio del Reichtag. Si bien no se sabe quién fue el responsable,  sabemos quién se beneficio: Adolfo Hitler. Unas semanas antes había sido nombrado canciller y el incendio le sirvió de escusa para comenzar la persecución de sus enemigos políticos.

El Reichstag, una institución que los nazis despreciaban, acabó siendo el lugar en el que obtuvieron el poder para comenzar a transformar Alemania. En marzo del 33 los parlamentarios se reunieron en la ópera Kroll que se encontraba frente al semi destruido Reichstag. Lo hicieron para otorgarle poderes especiales a Hitler y así abrir, sin saberlo, las puertas a la dictadura.

Durante el resto del tiempo de gobierno nazi, el edificio del Reichstag estuvo semi-abandonado. Adolfo Hitler nunca dio un discurso en él. Era un edificio que los nazis no relacionaban con la gran historia de los alemanes.

LA POSGUERRA: QUE HACER CON UN EDIFICIO REPRESENTATIVO EN UNA CIUDAD QUE NO ES CAPITAL

Tras la división de Berlín el Reichstag quedó en el sector británico. Después de la construcción del muro, quedó prácticamente en la frontera. Berlín occidental no era parte siquiera de Alemania Occidental y la capital de la República Federal se quedó en Bonn. 

El edificio fue rehabilitado en la década de los 70, pero sin tener una función real. Fue usado parcialmente para exposiciones sobre el parlamentarismo en Alemania. Recién la apertura de la frontera en 1989 y la posterior unificación alemana volvieron a poner en el tapete la discusión sobre el futuro de este edificio. 

Hoy el Reichstag es tan solo el nombre del edificio y ya no de la institución que alberga. Reichstag significa Parlamento Imperial en la traducción literal. El parlamento alemán había seguido existiendo después de la guerra. La  institución cambió de nombre cuando Alemania fue separada 1949. 

En Alemania Oriental se creó la Cámara Popular y en Bonn el Bundestag o parlamento federal. Cuando en 1990 la RDA dejó de existir y su territorio pasó a ser regido por la ley fundamental alemana occidental, el Bundestag se convirtió en el parlamento de todos los alemanes.

En 1990 se votó una ley para trasladar la capitalía a Berlín. La votación fue muy justa y Berlín ganó por 18 votos. En esa ley se decidió que el edificio del Reichstag sea la sede del plenario del Bundestag.

EL BUNDESTAG: DE BONN A BERLÍN

El Reichstag había sido concebido en medio de una ola nacionalista y algo chovinista a fines del siglo XIX. Ahora tenía que albergar al parlamento de un Estado que si bien se entendía como sucesor de aquel fundado en 1871, era fundamentalmente diferente a aquél.  Se deseaba que el edificio no fuese tan solo una reconstrucción, sino que implicase un mensaje al mundo europeo de ese momento.

La remodelación del Reichstag por encargo del Bundestag a cargo de Norman Foster en la década de los años 90, tuvo esa misión: Mostrarle al mundo el significado de la unificación de las dos Alemanias. El mensaje en 1990 era otro que el de la unificación de 1871: No se quería resaltar el poderío del nuevo Estado, sino marcar su pertenencia a Europa  y que la institución que albergaba era eminentemente democrática y transparente. 

Un arquitecto británico construyó para Alemania un edificio con un portal de cristal y no de piedra y madera, cuya cúpula de acceso público permite una mirada sobre el plenario. Un edificio cuya entrada principal está reservada a los visitantes y no a los parlamentarios. Un símbolo de un país que aspira a haber aprendido de su historia.

El Reichstag hoy es una casa abierta (visitarla es posible todo el año de manera gratuita) y representa la forma en la que el aparato político alemán se quiere presentar al público.

VISITAR EL REICHSTAG

  • Para intentar hacer la visita sin reserva previa, acércate al Reichstag con tu documento de identidad para pedir cupo.

Si haces dos o más tours privados con nosotros podemos hacer la gestión para ti como cortesía.

CÓMO LLEGAR AL REICHSTAG

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*