Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir
El Berlín alternativo tiene muchas facetas.

El Berlín alternativo: el lado oculto de la capital alemana

El Berlín alternativo: el lado oculto de la capital alemana

El Berlín alternativo tiene muchas facetas. ,

El Berlín alternativo: el lado oculto de la ciudad, entre la cultura alternativa y el arte urbano

Durante nuestras visitas guiadas de Berlín algo que suele sorprender a muchos visitantes es descubrir que la capital alemana es una de las ciudades más alternativas –underground– de Europa.

Y es que Berlín es el bastión de una cultura alternativa, experimental y vanguardista; un auténtico dínamo cultural que vibra fuera de los circuitos comerciales oficiales y tradicionales.

A partir del final de la Guerra Fría se produjo un renacimiento cultural en Berlín que dio lugar a vastos espacios que se convirtieron en hogar de organizaciones que están fuera de los caminos trillados. Metrópoli del arte callejero, esta ciudad cosmopolita está llena de lugares atípicos y auténticos que los amantes de lo fuera de lo común estarán encantados de descubrir.

Con este artículo el Berlín alternativo, el lado oculto de Berlín, entre la cultura alternativa y el arte urbano, quedará desvelado.

El Berlín alternativo tiene muchas facetas.

SURGIMIENTO DEL BERLÍN ALTERNATIVO: BERLÍN ORIENTAL CONTRA BERLÍN OCCIDENTAL

El Telón de Acero y el Muro de Berlín alentaron el surgimiento de una cultura subterránea en el Berlín dividido. Entre un Berlín Oriental donde la dictadura dejaba poco espacio para la libertad individual y un Berlín Occidental donde todo valía, una forma de vida alternativa y una escena artística comenzaron a desarrollarse en la parte occidental de la ciudad. La aislada isla de libertad en medio de la zona de ocupación soviética en Alemania atraía a gente inusual que expresaba su creatividad en la ciudad donde todo era posible.

Entre el arte, la música, las comunidades de todo tipo y los okupas, el ambiente de Berlín Oeste confinado tras el Muro de Berlín estaba dominado por la cultura pop y las subculturas, cuyos líderes eran David Bowie, Nick Cave, Joy Division y los integrantes de la llamada Neue Deutsche Welle -Nueva Ola Alemana-. Los músicos gozaban de una gran autonomía y venían a divertirse y a crear en un Berlín Occidental pobre y subvencionado por el resto de la República Federal, donde los alquileres eran irrisoriamente bajos.

La amenaza de una guerra nuclear estaba muy presente y esta atmósfera de fin del mundo le confería un carácter especial al Berlín alternativo y a su arte urbano: era melancólico, hosco y temeroso, a la vez que desbordante de inventiva para no caer en el aburrimiento. Las tiendas punk cedían espacios para que los artistas tocasen sobre escenarios improvisados, los anarquistas organizaban manifestaciones y peleas callejeras y en 1989 nació el famoso festival de música electrónica Love Parade.

De esta época nos han llegado testimonios cuando menos inquietantes, como el de la vida de Christiane Felscherinow, residente en el «salvaje» Berlín Occidental, tal y como se puede leer en el libro «Los niños de la estación del zoo» (Wir Kinder vom Bahnhof Zoo, 1978). Esta es una de tantas otras historias donde la marginalidad social y económica se entrelaza con el agitado mundo de las drogas, de las contraculturas y de la prostitución.

KREUZBERG, UN DISTRITO UNDERGROUND DE BERLÍN: INUSUAL Y AL MARGEN

A principios de la década de 1970 la ciudad de Berlín Occidental experimentó un creciente movimiento alternativo, el movimiento de la okupación. Comunidades políticamente comprometidas de personas de todas las edades empezaron a okupar numerosos edificios abandonados y condenados a la demolición para dar paso a la nueva ciudad hecha a medida del auto que en aquel entonces se estaba planeando. Los okupas restauraron estos edificios para hacer de ellos sus residencias siguiendo los principios de la autogestión.

En esa época, los anarquistas de Berlín se instalaron en el distrito de Kreuzberg, ubicado en el sector estadounidense. A finales de los años 80, había al menos 80 edificios residenciales/industriales okupados en todo Kreuzberg, convirtiendose así en el corazón del Berlín alternativo.

Estas insólitas viviendas okupadas se encontraban principalmente en la zona llamada Kreuzberg 36, la cual se corresponde con la parte oriental del distrito -la más cercana al Muro de Berlín- y cuyo nombre se corresponde con el código postal de aquel entonces. Una fuerte identidad de revuelta y protesta era la principal característica tanto de las okupas como del barrio, espíritu que todavía hoy se mantiene.

Esta tradición, mezclada con la rebelión y la resistencia, puede sentirse todavía en los edificios y proyectos que han sobrevivido a los cambios y a los años, como el Bethanien, un antiguo hospital religioso rehabilitado y transformado en centro cultural abierto todos los días.

Hoy en día Kreuzberg sigue siendo un lugar auténtico donde aún se puede vivir, relacionarse y encontrar diferentes subculturas y buena parte del Berlín más alternativo. Además, en esta parte de Kreuzberg residen numerosas personas de origen turco: los negocios, restaurantes y mercados turcos abundan -hay quien llama a esta zona la Pequeña Estambul-, así como de otros países de Oriente Próximo. Todos los martes y viernes se celebra uno de los mayores mercados turcos de la ciudad a orillas del canal, es el mercado de Maybachufer.

Pasear por este distrito es una experiencia única en Alemania. Cada calle es una caja de sorpresas donde se encontrarán graffitis, arte urbano, decanas okupas, negocios turcos y árabes de todo tipo, amén de la creciente presencia de la nueva comunidad judía en Kreuzberg centrada en la sinagoga Fraenkelufer, a unos cuantos pasos del mercado turco.

ARTE URBANO: EL STREET ART O ARTE CALLEJERO, UNO DE LOS ASPECTOS EMBLEMÁTICOS DEL BERLÍN ALTERNATIVO

El lado oculto y subterráneo de Berlín proviene de su muy activa escena de arte urbano. Algunos lugares son verdaderas galerías al aire libre que permiten a los artistas expresar su creatividad de diferentes formas: dibujos, estarcidos, collages, murales, grafiti, etc.

Este arte urbano antisistémico y efímero debe ser entendido en su contexto social y político. Desde el arte subversivo hasta las obras que favorecen un lado más estético, el arte callejero nos permite descubrir un Berlín auténtico saliendo de los caminos trillados.

Esta corriente de vanguardia tiene sus raíces en el movimiento de graffiti nacido a finales de los años 60 en los Estados Unidos. Las tropas estadounidenses en Alemania lo importaron y difundieron, enraizandose en Berlín Occidental. Tras la Reunificación, este arte arraigó en el resto de Berlín. Hoy en día Berlín es una de las grandes capitales europeas de arte urbano y muchos visitantes exploran distritos alternativos en busca de sus tesoros.

Durante la división de Berlín artistas como Keith Haring y Thierry Noir se adueñaron de enormes pedazos del Muro de Berlín sobre el cual pintaron sus obras. Desde entonces, grandes nombres como Banksy o JR han dejado sus obras en los (otros) muros de Berlín, y una gran cantidad de artistas locales e internacionales están deleitando a los transeúntes con sus coloridas creaciones.

LUGARES ALTERNATIVOS: SALIRSE DE LOS CAMINOS TRILLADOS Y VER BERLÍN DE MANERA DIFERENTE GRACIAS AL ARTE URBANO

Junto al Berlín clásico y monumental, donde se puede aprender todo sobre la apasionante historia de esta ciudad, hay otro Berlín. En la década de 1990 llegó el turno de los antiguos distritos de la RDA: las okupas llegaron y se aposentaron, no sin dificultades. En el antiguo Berlín Oriental, muchos apartamentos, fábricas y multitud de otros espacios fueron abandonados en los años que siguieron a la caída del Muro. Su transformación en okupas variopintas les insufló una nueva vida.

Una de las más célebres fue Tacheles, en el distrito de Mitte, una antigua galería comercial que fue transformada en una enorme galería de arte okupa donde artistas venidos de todo el mundo se encontraron y crearon. Tacheles tuvo que cerrar sus puertas para dar paso a un complejo residencial y de oficinas diseñado por algunos de los arquitectos más famosos del planeta, pero todavía quedan otros lugares que descubrir.

Este es el caso de la Haus Schwarzenberg, también ubicada en Mitte en el Barrio Judío, una asociación cultural única que combina estudios de artistas, cine de autor, museos conmemorativos, bares, galerías y actividades puramente comerciales

Los patios de este original complejo son una verdadera galería al aire libre de arte urbano en perpetua evolución. En el primer piso del edificio del último de los patios se encuentra la galería Neurotitan, a la cual se llega mediante una escalera llena de etiquetas, carteles y graffitis -admirar la escalera es ya una recompensa en sí misma-. Los amantes del arte y la música electrónicos encontrarán aquí una oferta inusual que refleja la diversidad de la escena artística y cultural de Berlín. La galería y la tienda presentan principalmente a jóvenes artistas.

Igualmente, sorprendente es el sitio del R.A.W. en el distrito de Friedrichshain. Después de más de 100 años de uso por parte de los ferrocarriles alemanes, el sitio del R.A.W. ofrece una enorme zona en el corazón de la ciudad con un gran complejo dedicado al arte, la cultura, la música, los festivales y el ocio. Durante más de veinte años, bares, clubs, salas de conciertos y deportivas y mercados de pulgas se han situado en medio de un ambiente 100% arte urbano.

En el R.A.W. es aconsejable ir a visitar un espacio artístico independiente, el Urban Spree, centrado en las culturas urbanas. Posee un rico programa de exposiciones, conciertos y festivales que permite descubrir los talentos ocultos de la subcultura berlinesa e internacional. La galería y librería son el lugar perfecto para encontrar libros en varios idiomas sobre graffiti, arte urbano y fotografía, así como algunas gemas raras en forma de serigrafías originales.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que todos estos sitios alternativos berlineses están en peligro. El eslogan de la ciudad fue durante mucho tiempo «Berlín es pobre pero sexy» -Wowereit dixit-, pero ¿cuál es la pertinencia que tiene ahora? Como la mayoría de las ciudades de moda, Berlín se ha visto afectada por la gentrificación. Es un proceso complejo que incluye el cierre de una okupa tras otra, y los lugares alternativos están luchando por sobrevivir, a pesar de que son una parte integral de la identidad de la ciudad. El Berlín alternativo lucha por sobrevivir al mercado.

La vida nocturna, otra característica de la escena underground de Berlín, es todavía una herencia de la época dorada del Berlín alternativo y oculto, la cual toma forma en los bares y clubs atípicos que han hecho famoso a Berlín. Sin embargo, ellos también están amenazados con el desalojo si se quedan en terrenos de interés cercano a la plétora de inversores que están reconstruyendo la ciudad. Sin embargo, encarnan el alma de Berlín tanto como los demás lugares alternativos.


CÓMO LLEGAR A KREUZBERG

– En metro: estaciones de metro Kottbusser Tor U1-U3-U8 y la estación de metro Schlesissches Tor U1-U3.

– En autobús: la línea M29 atraviesa el disrito, cualquier parada entre Moritzplatz y Görlitzer Bahnhof es buena.

– A pie: desde la East Side Galerie.

– Con nuestro TOUR DE ARTE URBANO EN BERLÍN en español con un guía que te llevará directamente a los lugares más fascinantes.

OTROS LUGARES PARA VER SI TE INTERESA EL ARTE CALLEJERO

-El Museo de Arte Urbano de Berlín: Urban Nation

-El Teufelsberg: antigua estación de espías abandonada tras la Guerra Fría y convertida en gigantesca galería de arte urbano.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Valoración*