Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir
Vista de la ciudad de Wittenberg

Wittenberg el kilómetro de la Reforma

Wittenberg el kilómetro de la Reforma

Vista de la ciudad de Wittenberg , ,

Wittenberg, la ciudad de Lutero y el kilómetro de la Reforma

A quienes venimos de España, el nombre de Lutero no nos suena bien. Son demasiados siglos hablando mal de él. Demasiado tiempo maltratando a los protestantes.

Quien haya leído El hereje, de Miguel Delibes, sabrá cómo se las gastaban con los luteranos en el Valladolid de Carlos V, a través de la peripecia vital del protagonista, Cipriano Salcedo, que acaba sus días quemado en un auto sacramental por seguir las ideas de la Reforma.  

Si, por otra parte, vienes de Hispanoamérica, la cosa es diferente porque allí hay muchas iglesias evangélicas.

Pero, vengas de donde vengas, cuando llegas a Berlín lo más seguro es que no pienses en el líder de la Reforma, sino en el Nazismo o el Muro.

Por eso, muchos suelen sorprenderse al saber que Lutero clavó sus famosas 95 tesis en la puerta de la iglesia de una ciudad que está a tan sólo media hora en tren de la capital alemana: Wittenberg.

Vista de la ciudad de Wittenberg

CONOCER WITTENBERG – LA CIUDAD DE LUTERO

ViveBerlin Tours es la única empresa berlinesa de guías que organiza Tours a la Ciudad de Lutero – Lutherstadt  como reza en su estación ferroviaria.

Wittenberg es una pequeña localidad a orillas del río Elba, con un kilómetro de calle que encierra más historia de la que por su extensión cabría. Es la distancia que hay desde la Casa de Lutero, al comienzo de la ciudad, si se viene de la estación, hasta la Iglesia del Castillo, en cuya puerta norte Lutero clavó las 95 tesis que iniciaron el debate que dio lugar a la Reforma protestante.

En esa calle, que tiene dos sectores, Collegienstrasse y Schlossstrasse, unidos por la Marktplatz o Plaza del Mercado, además de los edificios citados, encontramos también la casa de Philipp Melanchton, la mano derecha de Lutero; la Universidad Leucorea, donde ambos fueron profesores; la iglesia de Santa María, la cuna del protestantismo, en la que oficiaba Lutero y en donde se casó con Catalina de Bora; y la casa de los pintores Cranach, padre e hijo. Es difícil que en un kilómetro de distancia quepan más historia y más cultura.

Wittenberg es una ciudad tranquila, silenciosa, respetada por los bombardeos de la segunda guerra mundial, lo que da a su arquitectura, muy bella, una pátina de autenticidad que no pueden tener otras ciudades alemanas.

WITTENBERG, QUE VER EN LA CIUDAD DE LUTERO

La vida de Wittenberg Lutherstadt gira en torno al eje Collegienstrasse-Schlosstrasse, una calle peatonal llena de tiendas, restaurantes y cafeterías que le dan un toque muy acogedor. En donde se unen ambas vías está la Marktplatz, o Plaza del Mercado, con el Ayuntamiento y las estatuas de Lutero y Melanchton.

Por todo el centro de la ciudad, aparecen en las fachadas placas con el nombre y la actividad de las personalidades que han vivido en Wittenberg, todas vinculadas a la Universidad Leucorea.

Al inicio de la Collegienstrasse, viniendo de la estación del tren, está la Casa de Lutero, un antiguo convento agustino en donde el promotor de la Reforma vivió durante 35 años con su mujer, Catalina de Bora, una antigua monja, con la que se casó en junio de 1525. Esa casa es hoy el museo más importante del luteranismo, en donde se encuentran, entre otros tesoros, la primera biblia traducida al alemán. También alberga una considerable colección de pinturas de Lucas Cranach el Viejo.

Doscientos metros más allá, en la misma calle, está la que fue la casa de Phillip Melanchton. Profesor de griego en la universidad Leucorea, es considerado el padre de la educación alemana. Fue el más estrecho colaborador de Lutero pero siempre intentó la reconciliación con los católicos. Al punto de que, tras la muerte de Lutero, su pensamiento fue considerado herético por los luteranos más intransigentes.

Poco más adelante, en la misma acera, está la Universidad Leucorea, fundada en 1502 por el elector Federico III de Sajonia, llamado el sabio, protector de Lutero y de Melanchton. Wittenberg fue una de las grandes ciudades universitarias del Renacimiento. Allí fue profesor Giordano Bruno, el gran astrónomo que superó el modelo copernicano, al considerar que el sol era solo una estrella más y no el centro del universo. A partir de 1817 se unió a la universidad de Halle y desde entonces, su edificio alberga fundaciones y espacios para investigación y congresos. Ya no es la universidad que fue, pero aún marca la impronta de la ciudad.

La Iglesia de Santa María, la Iglesia de la Ciudad o Stadtkirche, es la cuna del protestantismo. Allí predicaba Lutero, allí se casó con Catalina de Bora, allí ofició el primer pastor protestante, Johannes Bugenhagen, que fue quien los casó y cuya casa está cercana.

Esta iglesia está detrás del Ayuntamiento, junto a la Calle de los Judíos, que en época de Lutero fue de los “cerdos judíos”, por el antijudaismo militante que el iniciador de la Reforma adoptó en los últimos años de su vida. En su fachada sur hubo, hasta no hace mucho, un relieve ofensivo para los judíos, que fue retirado a instancias de la comunidad judía de Berlín.

En la esquina de la Marktplatz, en dirección a la Iglesia del Castillo, está la casa de los Cranach, Lucas Cranach padre e hijo, dos de los pintores más importantes del renacimiento alemán. Cranach el Viejo fue amigo de Lutero, le ayudó a la difusión de la Biblia en alemán y es el autor del retablo del altar mayor de la Iglesia de Santa María.

La Iglesia de todos los Santos o Iglesia del Castillo (Schlosskirche), en cuya puerta norte Lutero clavó las 95 tesis, cierra el recorrido, el kilómetro de la Reforma. Fue construida en 1509 por Federico el Sabio, junto a su castillo. Fue rehabilitada en 2016. A partir de 1525 se abolió el rito católico y se instauró el protestante. Dentro de la iglesia están las tumbas de Lutero y Melanchton y la del propio Federico.

Acabado el recorrido, es el momento de reponer fuerzas. Quizá el lugar más indicado es la Brauhaus Wittenberg. Está en la Marktplatz, frente al Ayuntamiento. El edificio data de 1470. A principios del siglo XVI albergó una taberna, la Schwarze Adler (águila negra), que era frecuentada por Lutero. Hoy se pueden degustar platos tradicionales de Sajonia y la cerveza que se fabrica en el lugar.

LUTERO Y LA REFORMA – DE WITTENBERG A LA CONQUISTA DEL MUNDO

Lutero fue un fraile agustino. Nacido en Eisleben, también en Sajonia, era profesor de Teología en la universidad Leucorea. Allí empezaron sus reflexiones contrarias a la venta de indulgencias que promovió el Papa León X para construir la basílica de San Pedro del Vaticano. Las indulgencias permitían a quienes las compraban, limpiar las culpas que quedaban después de la confesión y que podían hacer que tu alma pasase por el purgatorio.

Lutero se indignó con esta práctica, ausente en las Sagradas Escrituras, porque los ricos tenían más posibilidades de comprar perdón que los pobres y porque estos, dedicaban su escaso dinero a comprar indulgencias y no a hacer la caridad con los más necesitados.

Las reflexiones de Lutero, recogidas en las 95 tesis clavadas en la puerta norte de la Iglesia del Castillo de Wittenberg, también tenían que ver con la vuelta a los textos sagrados, recogidos en la Biblia, en donde no se habla, por ejemplo, del papado, del celibato de los sacerdotes, o de las indulgencias, sino de la justificación por la fe. Según Lutero el hombre se salva por su fe y no por sus méritos personales. Para él, lo trascendente es, junto a la fe, la gracia de Dios y los textos sagrados.

La aparición de Lutero supuso no solo un cambio religioso, también político, cultural y lingüístico: su decisión de traducir la biblia al alemán puso las bases del alemán moderno.

Recientemente, el político catalán Josep Lluís Carod-Rovira, que fue vicepresidente de la Generalitat de Catalunya entre 2006 y 2010, su esposa Teresa y una pareja amiga, hicieron el Tour de Wittenberg  con ViveBerlin Tours, porque es la única empresa dguías de Berlín que hacen el tour de Wittenberg en catalán.  

Experto en la Reforma y en Lutero, autor de la única Història del protestantisme als Països Catalans, durante el recorrido reflexionaba sobre lo que hubiese ocurrido en Cataluña si hubiese triunfado la Reforma. Se preguntaba si quizá hubiese sucedido lo que decían los versos de un poema de Salvador Espriu: “nord enllà, on diuen que la gent és neta i noble, culta, rica, lliure, desvetllada i feliç” (allá en el norte, donde dicen que la gente es limpia y noble, culta, rica, libre, despierta y feliz).

Esa pregunta vale para todos los territorios en los que no triunfó la Reforma y surge, sin duda, al visitar Wittenberg.

Ya de vuelta a la estación, para coger el tren de Berlín, el Luthereiche, o Roble de Lutero, pone punto y final al recorrido. En ese lugar, junto a la antigua Puerta de Elster, Lutero quemó la bula Exsurge Domine del papa León X, que lo amenazaba con la excomunión si no renunciaba a sus ideas.

Ese fue el punto sin retorno del protestantismo y el lugar en donde nos despedimos de Wittenberg.

CÓMO LLEGAR A WITTENBERG

En tren: desde Berlín con ICE y RE.

Junto a ViveBerlin con nuestro Tour a Wittenberg.  

Comentarios ( 12 )
Excellent
92%
Good
8%
Average
0%
Rather Poor
0%
Bad
0%
  • Soy Patricia, argentina y vivo en Barcelona. Conocí a los amigos de Vive Berlín hace varios años, en uno de mis primeros viajes a esa hermosa ciudad que adoro. «Berlín oriental y el Muro», «Berlín indispensable, «Kreuzberg», todos los paseos que compartí son super enriquecedores. Jose, Iacopo, Seba y otros guías de Vive Berlín te dejan un lindo recuerdo de esos recorridos.
    Me encanta esta nueva propuesta sobre la ciudad de Lutero. Ya tengo un motivo más para planear una nueva visita a Berlín y disfrutar de compartir estos recorridos con relatos y anécdotas que son inolvidables para las viajeros y viajeras. Hasta pronto!

  • Gracias por explicarnos algo que muchos desconocíamos de una forma tan amena. Voy a incluir Wittenberg en mi próxima escapada a Berlín.

  • Aunque he viajado a Berlín en varias ocasiones, no había ido a Wittenberg aún porque había priorizado conocer otros lugares, pero la lectura de este magnífico artículo ha conseguido transportarme a la época de Lutero y despertar en mi curiosidad e interés por ir a descubrir la ciudad y su historia.

  • Qué interesante y bien explicado. No dejaré de visitar Wittenberg en mi próximo viaje a Alemania, me han entrado muchas ganas!.

  • Excelente presentación, excelente reseña histórica, concreto, centrado, no se pierde en divagaciones, realmente muy motivador, despierta la curiosidad e invita a conocer este lugar.

  • Molt interessant! I els catalans viatgem molt! Crec que els guies de Viveberlín podrien fer més publicitat del bé que parlen el català! He fet dos tours en català amb dos guies fenomenals

  • Leyendo este texto dan ganas de visitar la ciudad donde nació el protestantismo. Muy interesante

  • En llegir el post, entren ganes d’acostar-se a Wittenberg i prendre una cervesa amb Luter a la taverna de l’Àliga Negra. Ja sé que no és possible, però fa goig imaginar-ho. Intentaré fer el tour en una propera visita a Berlin.

  • Genial! Cuando vaya a Berlín contactaré con vosotroas.

  • Un gusto leer tan buenos escritos, sin duda un gran conicimiento! Habrá que volver a ir !

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*