Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir
Blog thumbnail

Los presos españoles del Campo de Sachsenhausen

Los presos españoles del Campo de Sachsenhausen

Blog thumbnail , ,

El Campo de Concentración de Sachsenhausen, el más cercano a Berlín, fue el recinto atroz por el que pasaron algo más de 200 presos españoles.

Una de nuestras visitas guiadas en español más impactantes es la del Tour al Campo de Concentración de Sachsenhausen

Una parte importante de los viajeros que llegan hasta Berlín sienten interés por conocer acerca de la historia del Tercer Reich en Berlín. La visita al antiguo campo de concentración, hoy reconvertido en memorial histórico, resulta una parada imprescindible. Se trata de un lugar que resume la brutalidad y crueldad sin límites del régimen nacionalsocialista, al tiempo que nos muestra la interesante manera en que Alemania lidia con su memoria histórica.

La mayor parte de las personas que nos acompañan en esta visita guiada suelen ser españoles y pocos conocen el hecho de que por Sachsenhausen pasaron algo más de 200 presos compatriotas suyos.

Entre ellos, Francisco Largo Caballero, destacado líder político socialista de la Segunda República; y Pedro Martín, fallecido el pasado abril, el único que escribió memorias de su paso por el atroz recinto.

LOS ESPAÑOLES EN SACHSENHAUSEN Y LA INVASIÓN DE FRANCIA DE 1940

La inmensa mayoría de españoles víctimas del Campo de Sachsenhausen fueron detenidos en el sur de Francia tras la ocupación del país en 1940. Muchos españoles del lado republicano, perdedores de la Guerra Civil, huyeron a Francia. El régimen de Vichy, colaborador de los nazis, no tuvo inconveniente en facilitar la detención de los más significados políticamente por parte de la Gestapo. Otros cayeron en manos alemanas después de integrarse en la resistencia francesa y ser detenidos.

De los algo más de 9.500 españoles que acabaron en campos de concentración, casi todos fueron detenidos en Francia y repartidos de manera aleatoria. La mayoría, más de 5000, acabó en el campo austríaco de Mauthausen.

Curiosamente, aunque los españoles fueron detenidos por su ideología política, en los campos de concentración no llevaron el triángulo rojo, propio de los presos políticos, sino el azul, el que correspondía a los apátridas ¿Por qué? Franco quitó a todos los exiliados españoles la nacionalidad española.

LARGO CABALLERO, PEDRO MARTÍN O JOSÉ CARABASA: PRESOS ESPAÑOLES QUE DEJARON SU HUELLA EN SACHSENHAUSEN

La presencia de presos españoles en el Campo de Sachsenhausen está poco documentada. En libros escritos o traducidos al español, apenas se tiene el libro de las memorias del preso Pedro Martín, “Era la noche” y apuntes sueltos en otros libros como “Sachso” o “Els catalans als camps nazis”.

Igualmente, en ViveBerlín hemos buscado información al respecto para poder ofrecer una visión razonablemente amplia a los visitantes sobre los presos españoles en Sachsenhausen. Por eso nuestro tour comienza siempre frente a las fotografías colgadas en el muro exterior del Campo, junto a la puerta de entrada. Ese inicio del tour no es casual.

En una de las fotografías de la liberación, aparece Francisco Largo Caballero, líder histórico socialista, varias veces ministro durante la Segunda República y Presidente del Gobierno iniciado ya el levantamiento de los militares rebeldes, encabezados por Franco, que dio lugar la Guerra Civil. Estuvo preso en Sachsenhausen desde finales de 1942 hasta la liberación.

Superaba los 70 años y el Gobierno alemán pensaba que podría intercambiarlo por prisioneros alemanes de los soviéticos. Largo Caballero pasó todo su cautiverio en la enfermería del campo. Eso le permitió sufrir algo menos que sus compañeros.

Los demás presos españoles de Sachsenhausen no corrieron esa suerte. Fueron tratados igual de mal que el resto de sus compañeros de cautiverio, fueran del país que fueran.

Además de Largo Caballero y Pedro Martín, otro español que dejó huella en Sachsenhausen fue José Carabasa, un preso catalán, responsable de la resistencia interna del campo y que salvó la vida de Pedro Martín al dejarle dos rebanadas de pan con margarina, el día antes de la liberación del campo.

LA MEMORIA DE LOS PRISIONEROS ESPAÑOLES EN SACHSENHAUSEN

Dentro del recinto del antiguo campo de concentración hay una placa puesta por el Gobierno español en el que se recuerda a todos los prisioneros del Reino de España que pasaron por Sachsenhausen.

Esos prisioneros sufrieron las atrocidades de los guardianes nazis, que los llevaron hasta el límite de la degradación de la vida humana. En la década de los 80 del pasado siglo, Pedro Martín dio charlas en institutos de la zona de Calvados, en Normandía, donde vivió la última parte de su vida.

En una de esas charlas, un estudiante le preguntó que, si la vida era tan dura dentro del Campo ¿por qué no intentaban fugarse? La respuesta de Pedro Martín explica con claridad hiriente las consecuencias de vivir en un lugar así: “no nos fugábamos porque el Campo tenía alambradas electrificadas antes de llegar a los muros; había guardias en las torres de control; solo teníamos el uniforme de preso; si conseguíamos llegar a la calle nos descubrían enseguida y, por último, pesábamos 40 kilos.

El antiguo Campo de Concentración de Sachsenhausen es un recuerdo muy vivo del horror nazi, a pesar de los pocos edificios que quedan en pie: parte de la casa del comandante, el antiguo garaje de camiones, la torre A que es la entrada al recinto, los barracones 38 y 39, una parte de la cárcel, la cocina, la lavandería, los restos de la estación Z, dos barracones de la enfermería y el edificio de la sala de autopsias y la morgue.

Cada uno de estos edificios daría para hablar durante las tres horas que dura el recorrido en el recinto del Campo. Pero en esas tres horas, los guías tienen que explicar cómo fue la vida en aquel infierno para los más de 200.000 prisioneros que pasaron por allí, incluidos los españoles.

El esfuerzo de síntesis no puede ir en detrimento de que los viajeros que nos acompañan se lleven una idea aproximada de lo que pudo ser la vida de los prisioneros. Y digo bien, una idea, porque en el campo hubo tantas vidas como prisioneros.

Es imposible hacerse una idea de todo eso si no lo has vivido. Pero los guías que conducimos las visitas guiadas en Berlín así como el Tour al antiguo Campo de Concentración de Sachsenhausen, procuramos que los viajeros que nos acompañan se vayan con un recuerdo inolvidable de la historia compleja y trágica de Alemania durante la dictadura nazi.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*