Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir
Blog thumbnail

El Museo Judío de Berlín

El Museo Judío de Berlín

Blog thumbnail ,

El Museo Judío de Berlín: una visita indispensable durante tu estancia en la capital alemana.

El Museo Judío de BerlínJüdisches Museum Berlin– es visitado cada año por decenas de miles de personas que quedan fascinados tanto por la arquitectura del edificio como por las exposiciones sobre la historia y la cultura de los judíos alemanes. Su programa educativo y sus exposiciones se dirigen a un amplio público, no solo alemán sino también internacional.

El Museo Judío de Berlín concede una gran importancia al trabajo de memoria dirigido a los más jóvenes. Organiza periódicamente decenas de talleres orientados a adolescentes de diferentes nacionalidades y orígenes.

El Museo Judío de Berlín es, sin duda, una visita que vale la pena durante tu estancia en la capital alemana.

LA ARQUITECTURA COMO UNA OBRA DE ARTE

El arquitecto de renombre internacional Daniel Libeskind diseñó el edificio principal del museo, dándole una forma en zigzag. Las paredes exteriores están recubiertas con un revestimiento de zinc. Muy rápidamente este se convirtió en uno de los edificios más famosos de Berlín.

Libeskind bautizó su proyecto between the lines -entre líneas-, de ahí que todo el diseño del edificio y de sus estancias estén basados en líneas. Así, por ejemplo, el edificio en zigzag está atravesado por una línea recta cuya intersección deja espacios vacíos.

Estos vacíos están hechos de hormigón bruto y atraviesan verticalmente la estructura del Museo Judío de Berlín, literalmente agujereando los diferentes niveles del museo. Estos vacíos hacen referencia al vacío físico que dejó el Holocausto. Tal y como afirmó el arquitecto en el año 2000: «los vacíos verticales definidos por los muros de hormigón están en los puntos de intersección.

Deben permanecer vacíos, no están calefactados y deben permanecer mal iluminados ya que representan lo que nunca podrá ser expuesto cuando se trata de la historia de la Shoah: la humanidad reducida a cenizas”.

La entrada al Museo Judío se hace a través de un edificio barroco que está justo al norte del edificio diseñado por Libeskind. Este edificio son las ruinas recuperadas y restauradas de uno de los tribunales de Berlín.

En este edificio se encuentra el control de seguridad, el guardarropa, una cafetería-restaurante, las exposiciones temporales así como la tienda del museo donde se puede adquirir sin número de recuerdos y de libros interesantísimos sobre historia, cultura y gastronomía judías, amén de objetos de decoración y todo lo que el visitante pueda desear.

El acceso al edificio principal se realiza a través de un oscuro tramo de escaleras que nos hace entrar en las entrañas de la tierra. Es precisamente en el subsuelo del edificio que la exposición empieza y se desarrolla siguiendo tres ejes que simbolizan la vida de los judíos en Alemania durante el período nazi: el Exilio, la Shoah y la Continuidad.

El suelo de pizarra oscura está inclinado -el desnivel va a veces de derecha a izquierda y viceversa- y las paredes están pintadas de blanco. El efecto es el mismo que se experimenta en la cubierta de un barco que avanza en una mar gruesa.

LOS TRES EJES: UN LABERINTO SIMBÓLICO

Puedes empezar la visita siguiendo el Eje del Exilio, la cual te conducirá al Jardín del Exilio. Este jardín está compuesto por cuarenta y nueve altísimas columnas de hormigón plantadas en un terreno inclinado y coronadas por arbustos.

El todo está rodeado por monumentales muros de hormigón a varios metros bajo el nivel de la calle. El cielo sobre nuestras cabezas, única perspectiva posible, está muy lejos sobre nuestras cabezas y parcialmente oculto por las ramas de los arbustos.

El Eje del Holocausto está salpicado de vitrinas oscuras donde se exhiben las pertenencias personales de los deportados a los campos de exterminio nazis. Al final de este corredor se llega a una torre oscura, la Torre del Holocausto, donde sólo una estrecha abertura en la parte superior permite el paso de un haz de luz.

El tercer Eje, el de la Continuidad, conduce a una escalera que lleva a los pisos superiores del museo donde una exposición permanente traza la vida de la comunidad judía en Europa Central durante casi dos milenios.

LA INSTALACIÓN MÁS CONMOVEDORA DEL MUSEO JUDÍO DE BERLÍN

En el mayor de los espacios vacíos del museo, bautizado con el título «El Vacío de la Memoria«, podemos ver la instalación Shalechet -hojas muertas- del artista Menashe Kadishman. Se trata de más de 10.000 piezas de acero redondeadas y planas que representan caras humanas con bocas abiertas que parecen emitir atronadores gritos mudos.

Las piezas cubren la totalidad del suelo de este espacio, y al caminar sobre ellas se produce un fuerte estruendo metálico que busca evocar en la persona que camina sobre ellas toda una serie de emociones, sensaciones y recuerdos. Esta obra está dedicada a las víctimas de la guerra.

CÓMO VISITAR EL MUSEO JUDÍO DE BERLÍN

Entradas para visitar el Museo Judío de Berlín:

Entrada sencilla: incluye sólo la entrada al Museo Judío.

Adultos: 8 euros

Estudiantes: 3 euros

Menores de seis años: gratis

Entrada familiar: 14 euros

Museumspass Berlín: válido por 3 días consecutivos, incluye la entrada a más de 50 museos. Permite la entrada al Museo Judío sin necesidad de abonar ningún suplemento.

Adultos: 29 euros

Estudiantes: 14,50 euros (los estudiantes deben mostrar una tarjeta de estudiante válida).

PARA EXPLORAR EL TEMA DE LOS JUDÍOS EN BERLÍN

La Topografía del Terror: una exposición gratuita en el antiguo emplazamiento de los cuarteles generales de la Gestapo y las SS. Se encuentra cerca del punto de encuentro de nuestras VISITAS GUIADAS DIARIAS en español en la Potsdamer Platz n.10.

El Memorial de la Resistencia Alemana: también se encuentra cerca de nuestro punto de encuentro en la Potsdamer Platz n.10 y trata de la resistencia alemana al régimen nazi.

La Nueva Sinagoga en la Oranienburgerstraße: se puede visitar y hay una exposición sobre el Barrio Judío de Berlín.

El Memorial de los Judíos Asesinados de Europa: la exhibición gratuita en el sótano traza la Shoah.

– Con nuestro Tour del Barrio Judío en español.

QUÉ VISITAR CERCA DEL MUSEO JUDÍO DE BERLÍN

El Museo Judío está situado en el distrito de Kreuzberg y en pocos minutos a pie se puede llegar al Checkpoint Charlie y a Gendarmenmarkt.

CÓMO LLEGAR AL MUSEO JUDÍO DE BERLÍN

En metro: líneas U1, U3 y U6, estación Hallesches Tor.

En autobús: línea 248, parada Jüdisches Museum

A pie: Desde el Checkpoint Charlie y Gendarmenmarkt

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*