Pulsa 'Intro' para buscar o 'Esc' para salir
Entrata del Museo Otto Weidt a Berlino

El Schindler de Berlín – Otto Weidt

El Schindler de Berlín – Otto Weidt

Entrata del Museo Otto Weidt a Berlino ,

El Schindler de Berlín – la historia de Otto Weidt, un Justo entre las Naciones, que salvó a berlineses judíos.

La película de Steven Spielberg, La lista de Schindler, popularizó los intentos de rescatar a los judíos durante el Holocausto. Aquí queremos contarte un ejemplo similar que tuvo lugar en Berlín y hacerte descubrir el hombre que la hizo posible, Otto Weidt, el Schindler de Berlín.

Otto Weidt ocultó a varias personas en Berlín y ayudó a valientes judíos en sus intentos de escapar de la deportación.

En su taller Otto Weidt empleaba a personas ciegas que producían cepillos y escobas. También dio empleo a judíos ciegos y sordos, los cuales eran obligados por el Estado alemán a producir bienes para la Wehrmacht, el ejército alemán.

Otto Weidt pudo proteger a sus trabajadores de la deportación durante un tiempo sobornando a los funcionarios de la Gestapo. Más tarde apoyó y escondió a varios judíos en Berlín.

Otto Weidt – Photo Gedenkstaette Deutscher Widerstand

OTTO WEIDT Y OSKAR SCHINDLER: HÉROES SILENCIOSOS

Schindler y Weidt eran dos alemanes que trabajaban para la producción militar nazi y eligieron arriesgar sus vidas para salvar a sus trabajadores judíos. Es por ello que recibieron el título de Justo entre las Naciones, otorgado por Yad Vashem a los no judíos que salvaron a personas judías del Holocausto.

Hoy en día Alemania honra a estas personas con el título de Stille HeldenHéroes Silenciosos. Hasta la fecha hay más de 600 Justos entre las Naciones alemanes, y uno de ellos es Otto Weidt.

Al menos siete trabajadores judíos del taller de Otto Weidt se salvaron de la Shoá gracias al propio Otto Weidt, quien, a pesar de ser ciego, incluso llegó hasta Auschwitz para tratar de salvar a sus protegidos.

Cuando durante nuestras visitas guiadas retrazamos las vidas de estos berlineses judíos, podemos poner rostros y descubrir biografías que ilustran de manera inmejorable la vida cotidiana durante el período nazi.

Descubrir de manera concreta y detallada cómo operaba la Gestapo o cómo Otto Weidt, el Schindler de Berlín, logró salvar la vida de diferentes alemanes judíos mientras se visita el taller donde buena parte de estos hechos acontecieron es una experiencia conmovedora, intensa e inolvidable.

 

UN JUSTO ENTRE LAS NACIONES EN BERLÍN – OTTO WEIDT

Otto Weidt nació en una familia modesta, no pudo hacer la educación secundaria y frecuentó los círculos anarquistas antes de la Primera Guerra Mundial. Poco a poco perdió la vista y fundó su fábrica para dar empleo a ciegos como él en 1936. Pronto ayudó a los trabajadores forzados judíos proporcionándoles comida y ropa que lograba en el mercado negro.

Sobornó a la Gestapo, encargada de la vigilancia de los trabajadores judíos, para que sus empleados fueran tachados de las listas con los nombres de los judíos destinados a la deportación.

Cuando Otto Weidt se dio cuenta de que la deportación de todos los judíos de Berlín era inevitable y cercana, empezó a organizar escondites para los trabajadores judíos que no querían escapar de Berlín.

El taller de Otto Weidt, situado en el Barrio Judío de Berlín, conserva en parte su estado original y puede ser visitado, ya que hoy en día es un museo.

La exposición permanente ofrece un retrato vívido de una situación real cuyos sus protagonistas estuvieron constantemente amenazados por la persecución y la deportación y retrata a los trabajadores forzados.

 

UNA FAMILIA JUDÍA ESCONDIDA EN EL TALLER DE OTTO WEIDT

Otto Weidt, el Schindler de Berlín, organizó varios escondites en Berlín. Alice Licht, su joven secretaria, y sus padres se escondieron en un almacén en el barrio de Kreuzberg y la familia Horn se refugió en una pequeña y lúgubre estancia del taller.

Junto con algunos amigos, Otto Weidt se encargó de suministrar alimentos y atención médica a los alemanes judíos que había escondido.

En ese momento Berlín estaba siendo regularmente bombardeada y la comida estaba racionada. Por lo tanto, necesitaba del apoyo de varias personas en una situación difícil para toda la población civil.

La familia Horn, un matrimonio con dos hijos adolescentes, vivió en condiciones terribles durante varios meses en la fábrica, en un cuartucho sin ventanas cuya puerta estaba oculta tras un armario. La familia fue denunciada por una persona que reconoció al padre de la familia Horn en octubre de 1943.

Esta denuncia dio lugar a la captura de la familia Horn, así como al descubrimiento de los demás escondites que Otto Weidt había organizado. Él fue arrestado por la Gestapo.

El denunciador, cuyo nombre se conoce, abandonó Berlín al final de la guerra y su paradero nunca fue encontrado, a pesar de la incesante búsqueda que llevaron a cabo los supervivientes.

AYUDAR A LOS JUDÍOS AMENAZADOS

Otto Weidt fue liberado por la Gestapo el mismo día, probablemente porque tenía pruebas de la corrupción reinante en el seno de la propia Gestapo. La familia Horn no pudo salvarse y fue deportada a Auschwitz unos días más tarde. Su rastro se pierde allí en noviembre de 1943, cuando las cámaras de gas de este campo estaban funcionando a pleno ritmo.

La familia Licht fue deportada al gueto de Theresienstadt – Terezín en la actual República Checa.

Otto Weidt logró enviar paquetes de comida a Alice Licht y a sus padres durante varios meses, en Theresienstadt. En la exposición que puedes visitar dentro del antiguo taller de Otto Weidt puedes ver algunas postales enviadas desde el gueto de Theresienstadt a Otto Weidt para agradecerle la llegada de los paquetes con alimentos.

Gracias a la Cruz Roja Internacional, Theresienstadt fue el único gueto donde era posible mantener un contacto con el mundo exterior.

Las tarjetas, preimpresas, estaban censuradas y fueron usadas por la propaganda nazi para ocultar la verdad sobre las condiciones de vida de los judíos deportados. Sin embargo, gracias a ellas se puede documentar el tiempo que la familia Licht y otros berlineses judíos pasaron en el gueto.

Otto Weidt envió más de 100 paquetes con alimentos a los deportados que conocía en Theresienstadt.

En mayo de 1944 llegó al taller de Otto Weidt una postal escrita por Alice Licht. Alice la redactó mientras estaba siendo deportada junto con sus padres a Auschwitz-Birkenau. Una vez acabó de escribirla, la lanzó desde el vagón en el que estaba.

El texto, cuyo contenido está redactado de forma tal que pudiera pasar la censura, es un mensaje de despedida a su protector, Otto Weidt.

Sin embargo, el propio Otto Weidt decidió ir hasta Auschwitz para tratar de encontrar a la familia Licht. Los padres de Alice, ya mayores, fueron asesinados nada más llegar al campo de exterminio. Alice ya no estaba en Auschwitz cuando Otto Weidt llegó, ella había sido transferida al campo de trabajo de Groß-Rosen.

Weidt se desplazó hasta este campo y logró ayudar a Alice haciéndole llegar comida. En febrero de 1945, cuando el campo fue evacuado, Alice logró escapar y volver a Berlín.

Gracias a la ayuda de Otto Weidt, Alice sobrevivió y pasó el fin de la guerra escondida en la casa de Otto Weidt y de su esposa Else en Berlín.

Entrata del Museo Otto Weidt a Berlino

EL DESCUBRIMIENTO DE LA HISTORIA DE OTTO WEIDT

Otto Weidt murió poco después del final de la guerra, en diciembre de 1947, y su historia cayó en el olvido. Fue gracias a otra superviviente, Inge Deutschkron, y a estudiantes berlineses que esta historia recobró vida y que Otto Weidt fue reconocido como Justo entre las Naciones.

Inge Deutschkron tenía 21 años cuando ella y su madre Ella decidieron esconderse en casa de unos amigos. Inge trabajaba para Otto Weidt, quien logrará procurarles una nueva identidad gracias a unos documentos identificativos falsos. Inge y su madre obtuvieron escondite en las casas de varios berlineses hasta el final de la guerra.

Pasada la guerra, Inge estudió y trabajó como periodista y empezó a acumular pruebas de la ayuda de Otto Weidt, su esposa y amigos, para que fueran reconocidos. Escribió su autobiografía Yo llevé la Estrella Amarilla y se comprometió como testigo del trabajo de la memoria.

En 1999, por casualidad, unos estudiantes de museografía descubrieron que las habitaciones del antiguo taller de Otto Weidt estaban vacías y organizaron una exposición que bautizaron como Blindes VertrauenConfianza Ciega.

En 2004, el edificio fue adquirido y la exposición permanente pasó a ser dirigida por la Fundación de la Resistencia Alemana – Stiftung Gedenkstätte Deutscher Widerstand.

Inge Deutschkron vive en Berlín y hasta hace muy poco ha participado activamente en la redacción de libros, en charlas, ha hablado repetidamente ante el Bundestag y formado a centenares de personas en el trabajo de la memoria.

 

PARA SEGUIR EXPLORANDO SOBRE LOS JUDÍOS EN BERLÍN

La Topografía del Terror: una exposición gratuita situada donde se encontraban los cuarteles generales de la Gestapo y las SS. Se encuentra cerca del punto de encuentro de nuestros tours diarios en la Potsdamer Platz n.10.

El Memorial de la Resistencia Alemana: este memorial también se encuentra cerca de nuestro punto de encuentro en la Potsdamer Platz n.10 y trata de los ciudadanos alemanes que se opusieron al régimen nazi.

La Nueva Sinagoga en la Oranienburgerstraße: se puede visitar y hay una exposición sobre el barrio judío de Berlín.

El Memorial de los Judíos Asesinados de Europa: la exposición es gratuita y se encuentra bajo el enorme memorial.

El Museo Judío de Berlín en Kreuzberg: traza la historia de los judíos alemanes a través de los siglos.

– Con un guía de habla española y nuestros tours diarios dedicados al tema.

 

QUÉ VER EN LA VECINDAD DE LA FÁBRICA OTTO WEIDT

El antiguo taller está en el Barrio Judío de Berlín, donde se han instalado muchos monumentos en los últimos años, cerca de la Isla de los Museos y de Alexanderplatz.

Esta zona también está llena de tiendas y pequeños restaurantes en un entorno histórico.

 

CÓMO VISITAR LA FÁBRICA DE OTTO WEIDT

El taller -hoy museo- está situado en el primer piso del patio interior en la Rosenthaler Straße n. 39. La exposición está abierta todos los días de 10 a 20 horas y es gratuita.

En metro: línea U8 estación Weinmeisterstraße

En S-Bahn: Estación S-Hackescher Markt

A pie: desde la Isla de los Museos o Alexanderplatz.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Valoración*